[…] un tímido no se compara a un cobarde porque el cobarde vive sumido en sus temores y hasta en la caminada se le […]

Responder